AUMENTA TUS DEFENSAS EN OTOÑO
Después del verano, septiembre es un mes de volver a la rutina y reorganizarse, la vuelta al trabajo y al cole de los más pequeños, nos pueden hacer sentir estresados y cuando nos damos cuenta los días se notan más cortos y el tiempo está cambiante, unos días sol, otros nublados o llueve, cambios de temperatura del día a la noche, y esto es la preparación a la llegada del frío. Una nutrición y estilo de vida saludable te ayudará a reforzar tu sistema inmunitario y prevenir molestos refriados
Limita los azúcares refinados, Reduce los alimentos procesados, Toma probióticos
17036
post-template-default,single,single-post,postid-17036,single-format-standard,bridge-core-2.0.6,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive,elementor-default

AUMENTA TUS DEFENSAS EN OTOÑO

AUMENTA TUS DEFENSAS EN OTOÑO

Después del verano, septiembre es un mes de volver a la rutina y reorganizarse, la vuelta al trabajo y al cole de los más pequeños, nos pueden hacer sentir estresados y cuando nos damos cuenta los días se notan más cortos y el tiempo está cambiante, unos días sol, otros nublados o llueve, cambios de temperatura del día a la noche, y esto es la preparación a la llegada del frío.

Una nutrición y estilo de vida saludable te ayudará a reforzar tu sistema inmunitario y prevenir molestos refriados:

  1. Limita los azúcares refinados. El azúcar “oculto” en algunos alimentos perjudica tu salud y la debilita.
  2. Reduce los alimentos procesados. La comida procesada (comida lista para calentar, bollería, aperitivos fritos, etc.), es baja en nutrientes esenciales y suele ser elevada en energía, rica en grasa y azúcar, y pobre en vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.
  3. Libera tu estrés. Practica yoga, meditación, respira, vete al campo, haz un curso de gestión del estrés o disfruta de un masaje en un spa para desconectar y liberar tensiones antes de que los problemas puedan contigo. Eso sí, ¡haz algo, actúa! El estrés es acumulativo y a largo plazo puede traerte muchos problemas de salud, existen numerosos estudios científicos que muestran la relación entre el estrés y la bajada de tus defensas.
  4. Practica ejercicio físico. Moverte activa tus defensas, ayudar reducir el estrés y además mantiene tus huesos sanos y fuertes. Si tienes poco tiempo, puedes consultar plataformas on-line y hacer rutinas en casa de 8 min. ¡Recuerda que 8 min es mejor que nada!.
  5. Toma probióticos. Equilibrar nuestra flora intestinal nos ayuda a fortalecer las defensas. Alimentos como el yogur natural, el kéfir, encurtidos (pepinillos, cebolletas, zanahorias), tempeh, col fermentada o chucrut o el miso. También existen suplementos de probióticos para objetivos específicos, puedes consultar al farmacéutico y/o dietista-nutricionista cual es más aconsejable para ti.
  6. Aumenta las grasas saludables. Utiliza siempre aceite de oliva virgen extra. También aumentar el consumo de ácidos grasos omega 3 te ayuda a regular los procesos inflamatorios, puedes tomarlo procedente de vegetales: lino, nueces, algas, semillas de chía o cáñamo, o de procedencia animal: salmón, sardinas, salmonetes, truchas.
  7. Incluye infusiones y especias. Muchas hierbas y especias tienen propiedades antisépticas, antiinflamatorias, analgésicas y digestivas que ayudan a cuidar nuestra salud intestinal y nuestras defensas. Pimienta, canela,vainilla, cardamomo, clavo, jengibre, tomillo, romero, anís estrellado, nuez moscada, cúrcuma, etc. Puedes tomarlas en infusión por la noche, té con especias (chai) por la mañana o añadirlas a tus platos y guisos favoritos, le darán un toque especial y te beneficiarás de todas sus propiedades.
  8. Consume frutas y verduras de temporada. En otoño los mercados se llenan de colores otoñales con las granadas, caquis, uvas, peras, manzanas, membrillo, mandarinas, frutas típicas del otoño, y verduras como berenjenas, acelgas, espinacas, coliflor, nabos, espárragos trigueros, col, apio, y también empezamos a ver setas y champiñones. Sus nutrientes te ayudarán a mejorar tus defensas.

Algunos de estos consejos parecen fáciles, lo difícil es ponerlos en práctica. Elige los dos que te puedan resultar más fácil incluir en tu día a día y cada semana siéntate, piensa que has hecho diferente y qué beneficios te está aportando, seguro que notas el cambio desde el principio, te sientes con más vitalidad y energía, y te animas a seguir cultivando estos hábitos.