Caparrós Saludable, Social y Solidario | CAMPAÑA VIGILANCIA Y CONTROL DE VELOCIDAD
grupo caparrós, saludable, social, solidario
17589
post-template-default,single,single-post,postid-17589,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

CAMPAÑA VIGILANCIA Y CONTROL DE VELOCIDAD

CAMPAÑA VIGILANCIA Y CONTROL DE VELOCIDAD

  • Llevar una velocidad adecuada podría evitar prácticamente una cuarta parte de los muertos en accidente de tráfico.
  • En el 29% de los casos de accidentes mortales se apreció la velocidad como factor concurrente.

La velocidad inadecuada estuvo presente en el 9% de los accidentes con víctimas ocurridos en 2017 y este porcentaje se eleva al 18% cuando el accidente con víctimas sucede en vía interurbana. En el caso de los accidentes mortales se apreció que en un 29% de ellos la velocidad fue un factor concurrente en el accidente.

En 2017, fallecieron 351 peatones en accidentes de tráfico, lo que supone el 19% del total de fallecidos.

  • A partir de 80 Km/h es prácticamente imposible que un peatón se salve en un atropello.
  • A una velocidad de 30 kilómetros por hora, el riesgo de muerte del peatón se reduce al 10%.

La distancia necesaria para la detención de un vehículo será la suma de la distancia de reacción más la distancia de frenado.

Estará en función de la velocidad, el tiempo de reacción del conductor, las condiciones técnicas del vehículo, así como del estado del firme de la calzada.

  • Por término medio, a 120 Kilómetros por hora necesitamos para detenernos una distancia superior a un campo de fútbol.
  • El exceso de velocidad no sólo incide en la seguridad vial, también tiene una influencia negativa sobre el medio ambiente, la calidad de vida y el consumo de combustible

La velocidad tiene impactos muy significativos sobre el medioambiente, dado el nivel de emisiones de gases nocivos (fundamentalmente monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno, hidrocarbonos y material particulado), el consumo de combustible y el ruido emitido por los vehículos están directamente relacionados con la velocidad.

La velocidad tiene un impacto muy importante en la calidad de vida de las zonas urbanas, donde los vehículos pueden interferir en el bienestar de los residentes y tener un impacto muy negativo sobre la seguridad de peatones, ciclistas y otros usuarios vulnerables.

  • Desde la entrada en vigor de la Ley de Permiso por Puntos, más del 40% de las sanciones impuestas lo han sido por causa de exceso de velocidad.
  • La aplicación transfronteriza de las infracciones por exceso de velocidad contribuye de una forma notable al mejor control de la velocidad en nuestras carreteras.

En las carreteras convencionales los límites son 90 Km/h ( turismos, motos y autobuses) y 80 Km/h (resto de vehículos; mientras, en autovía y autopista hay tres límites: para turismos y motos ( 120 Km/h), camiones y furgonetas (90 Km/h) y el resto de vehículos, incluidos autobuses (100 Km/h).